[Never a clean break]: Relato: El principio del final

9 de marzo de 2011

Relato: El principio del final

Me senté al piano, como cada tarde.
Comencé a tocar, nada especial, algo sin sentido que se me vino a la cabeza en el momento.
Él llegó y puso sus manos sobre las mías, impidiendo que pudiese seguir tocando, justo cuando la melodía adquiría un ritmo casi frenético, pero pasional.
Yo tocaba con mi corazón y odiaba que alguien me interrumpiera mientras lo hacía.
Sin embargo, sonreí, ya nada importaba cuando él estaba ahí.
Volteé para verlo, fingiendo una cara de enojo.
Pero él se acomodó rápidamente en el asiento, junto a mí y comenzó a tocar.
"River flows in you".
Sabía como amaba esa melodía y la manera en que sus dedos se movían y como tenía que rozar mi cuerpo para alcanzar las notas.
Sin dejar de tocar, pues tenía un talento sorprendente, volteó su cabeza y me besó.
La melodía se transformó dando paso a algo muy triste, las notas lloraban .
Los sentimientos afloraban en mi pecho...
Él dejó de tocar, más la música seguía sonando dentro de mí.
Puse mis manos al frente, eso se había convertido en nuestro símbolo cada vez que yo quería tomar las suyas.
Él las tomó, se acercó a mí y volvió a besarme.
En su beso había un dejo de culpabilidad, de tristeza, de adiós.
No era como los otros, como los primeros, que terminaban en risas.
Las lágrimas empezaron a mojar mi cara, y corrieron también por la suya.
Tomó mi rostro entre las manos y me preguntó si ya sabía yo lo que significaba esto.
Y yo, en silencio, con la cara surcada por el dolor y las gotas de mi alma, asentí con la cabeza.
Sabía que ese sería nuestro último beso.

Se levantó poco a poco, sin soltar su mano de la mía.
Miré hacia la ventana y recordé la primera vez que tocamos juntos.
Dirigió una última mirada triste hacia mí y emprendió su camino.

Me dejó muerta sobre el piano, con su última canción resonando en mi cabeza, con una composición a medio escribir y el corazón destrozado.

Nunca he vuelto a tocar desde esa vez.
Porque tocar nunca volvió a ser lo mismo sin sus dedos detiendóse en los míos.
Y así ya no significaba nada para mí.

1 comentario:

Murush..! dijo...

:'( que belleza
lo he amadooo de veras
como siempre ara me dejas boquiabieta :D
cuidate
mil besos