[Never a clean break]: Proyecto Adictos a la Escritura Septiembre: "Solo ella"

19 de septiembre de 2011

Proyecto Adictos a la Escritura Septiembre: "Solo ella"

Hola! El reto de este mes consitó en escribir una historia a partir de una foto nuestra. En  esta ocasión me tomó mucho esfuerzo, puesto que soy una pésima fotógrafa y nada me sacaba la inspiración. Esta foto la tomé solo por molestar a quienes en ella aparecen pero pronto construí una historia en mi cabeza y decidí utilizarla. Tal vez no sea muy acorde a la historia, pero por los tiempos, no pude obtener otra.
Espero les agrade el texto.
Dedicado a Elideth Reyes, una niña con ángel, definitivamente.

Si, ella escuchó una voz. Era mi voz, pero muy lejana...en alguna parte de su subconsciente, en alguna parte de su vida


Yo morí un día como hoy, hace ya 3 largos años. Las circunstancias en las que mi fallecimiento aconteció no tienen relevancia en este relato.
Muchos piensan que me suicide y hasta hoy en día, mis padres siguen llorando su error.
Yo lo que más he anhelado desde que llegué a mi cielo es poderles hacer saber que no fue así.
Que yo los amaba y amaba vivir.

Se me concedió, por mi buen comportamiento aquí arriba, poder visitarlos una vez al año...en un sueño. Decirles todo, hacerles saber...A todos aquellos que fueron especiales para mí, solo a ellos.

Mis padres nunca estuvieron en paz con mi presencia. Únicamente los lastimaba más y dejé de visitarlos para que pudieran seguir con su vida, aún cuando me doliera dejarlos ir.

El chico del que había estado enamorada durante mi adolescencia, pronto encontró a su media naranja y aún cuando a veces rondo por su mente y aún cuando lo sigo amando lo he dejado ser feliz, porque él merece eso y más. He desaparecido de su vida, también.

Pero ella, solo ella. Mi verdadera amiga. La que me vio llorar y reír, la que sufrió conmigo, la que nunca me faltó...
LA QUE ME VIÓ VIVIR.

A ella le sigo dando mis fuerzas desde donde yo estoy, por siempre...
Hoy sostiene entre sus manos una prueba de embarazo a su corta edad. Tiembla y llora esperando el resultado. Aquella tirita se pinta de un color. Ella salta de felicidad.
Sale de ahí con el alma en las manos, sintiéndose normal de nuevo. Compra una paleta...sigue siendo ella.

Es entonces que, tan invisible como el espectro que soy, le susurro al oído
"Dios no te va a mandar un angelito, porque el ángel...ya eres tú"
Ella se estremece ante la estela de frío que dejo al irme, pero mira al cielo y sonríe...y tira un beso al aire.

Ella, mi niña.
Ella, que sabe que la muerte no es el fin.

11 comentarios:

Maga de Lioncourt dijo...

Qué triste!! Y que duro debe ser perder a alguien tan joven :'(

Te quedó muy bien, Ara, aunque por ahí falta algún tildecito... ;-)

Besos!!

Kristen dijo...

Es muy triste, una perdida siempre es dura y más si es joven.

Un beso!

Karuna dijo...

Es idéntica a la historia de Osnolasaga del cumpleaños.

Me encantó la reflexión de la difunta protagonista con respecto a sus seres queridos y el haber hecho feliz a su amiga, a pesar de que la protagonista está muerta.

Saludos Karuna ^^

Déborah F. Muñoz dijo...

está precioso

Esther dijo...

Qué bonito, Ara, me ha gustado mucho. Este tipo de relatos siempre me emocionan.

¡Saludos! :)

Grennis dijo...

Ara que hermoso! me conmovio mucho tu historia!!

Besos!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Realmente muy tierna!!

Un saludo!!

KaRoL ScAnDiu dijo...

Perder nunca es fácil, y lo más difícil, poder explicar lo que sentimos con palabras...

¡¡precioso, querida!!

Kissess

JJ Campagnuolo dijo...

Que historia tan tierna, aunque un poco triste, pero me encantó... felicidades

Dolly Gerasol dijo...

Qué bello relato! Las personas que queremos de verdad siempre están con nosotros en nuestro corazón, más allá de todo incluso de la muerte, ¿no?
Saludos.

lali dijo...

Muy bueno!!! muy fluida la narracion! me he enganchado!! trata un tema complejo pero esta muy bien enfocado!! gracias!! me gusto!